sábado, 27 de febrero de 2010

El éxito, ¿cuestión de talento o de marketing? (Lady Gaga la Madonna de la Era Digital)

Muchos opinan que Lady Gaga es extraordinaria, diferente, talentosa, enigmática... Pero que es muy pronto para afirmar que sea la nueva Madonna, pues sólo va por su segundo disco (The Fame Monster) y la Reina del Pop ha tenido muchas rivales que se han quedado por el camino o no han alcanzado el masivo éxito longevo de la chica material.

Es verdad que Madonna es la Reina indiscutible y las cifras están ahí (artista solista femenina que más discos ha vendido, sus giras están en el top 5 de las que más han recaudado en la historia, es la que más presencia en la prensa internacional tiene...) y su éxito y música siguen vigentes hoy en día. Pero viene de la era analógica, de un modo de hacer las cosas y de publicitarse muy diferente a la que tienen las estrellas hoy en día y que todos han intentado copiar con mayor o menor resultado.

Madonna hizo de la provocación su sello personal y publicitaba su trabajo a través del escándalo en una época, los años ochenta, en la que la represión moral y sexyak era muy fuerte y todo lo que se saliera del camino era extremadamente criticado y atacado. Pero detrás de este escándalo existía un material de calidad que con temas como Into the Groove, Vogue, Ray of Light, Hung Up o 4 Minutes conseguía el número uno en ventas. Su trabajo y su vida personal retroalimentaban su carrera. Y lo siguen haciendo. Así, ella salía en los principales programas de cotilleo de medio mundo con las canciones de sus últimos trabajos como telón de fondo.

Incluso cuando no había noticias, ella las generaba para cumplir aquel principio publicitario de la corriente continua. Es decir, mantener a sus consumidores pegados a su producto. Ella era el producto.

Muchas discográficas han intentado hacer lo mismo, creando productos a imagen y semejanza de la Ciccone, como son Britney Spears o Cristina Aguilera y un largo etc, que nunca han dominado a la prensa, sino el monstruo a ellas.

Además, siempre que algo tiene éxito rápidamente la competencia intenta copiarlo. Todos recordamos los grupos como Take That, coetáneos de las Spice Girls y que tuvieron réplica años después con lo Backstreet Boys, NKOB u otros grupos.

El 2007 y el 2008 fueron de una cantante bastante llamativa por sus malos hábitos y por su voz evocadora de los años dorados del Soul negro más puro, Amy Winehouse.

A la que una cándida Duffy le dió la réplica. Ambas vendieron una cantidad de discos similar. Amy estaba todos los días en los medios por sus constantes recaídas en las drogas, borracheras, peleas con su novio y con la prensa y Duffy por sus entrevistas.

Dos maneras de vender un producto que siempre han existido. Prueba de ello la encotramos en los inicios de la música Pop y del Rock and Roll, pues al igual que la batalla entre Coca Cola y Pepsi, existió una lucha entre Los Rolling Stones y Los Beatles por ver qué modelo de grupo, chicos buenos o chicos malos, triunfaba más.

Pero la diferencia con Madonna es que ella utilizó el cuento de la chica mala manipulando y provocando la moral social de los años 80. Y es uno de esos pequeños y raros casos en los que no existe posible copia, como sucede con Michael Jackson.

Muchos han intentado imitarle o realizar sus trabajos discográficos homenajeándole, pero nadie repetirá su éxito abrumador porque toda una serie de factores confluyeron para convertir a Michael y a Madonna en las dos figuras más importantes de la música de las dos últimas décadas del siglo XX.

El 2009 comenzó siendo el año de Katy Perry. La cantante de I Kissed a Girl puede presumir de varios números uno y una pequeña gira de toma de contacto por algunos rincones del mundo. Entre ellos España.

Otro ejemplo más del uso del escándalo y la sexualidad para la promoción de un trabajo que ha tenido sus frutos, pero que no ha acabado de cuajar.

Sólo hay que esperar al segundo album que está preparando para averiguar la fugacidad o no de ésta estrella en ciernes.

Pero sin duda el 2009 y el principio de 2010 están siendo de Lady Gaga. El disco de debut de la original cantante ya ha superado las diez millones de copias, siendo el mejor debut de un artista desde Norah Jones en 2003.

Ha conseguido posicionar cuatro canciones de su primer disco en el Nº1 mundial (
Just Dance, Love Game, Poker Face y Paparazzi). Y su éxito continúa con el segundo album (The Fame Monster) y su primer track Bad Romance que ha elevado el vídeoclip a obra de arte. Además Gaga se ecuentra ahora de gira con su primer tour mundial (The Monsters Ball Tour) recorriendo USA, Europa, Asia y Australia.

Si Gaga es la nueva Madonna sólo el tiempo lo dirá. Pero a primera vista parece ser la unión perfecta de varios artistas. Ella ha reconocido que se ha inspirado en las más grandes estrellas como la propia Madonna, Freddy Mercury, Elton John, Cyndi Lauper... y una lista interminable, de los que ha sido fan incondicional y hasta obsesionada.


Muchos analistas califican a Gaga como la nueva Reina del Pop Digital por ser la que más descargas digitales de singles tiene (Poker Face es la canción más descargada de la historia en Reino Unido), por ser la que más vídeos vistos posee en Youtube (al rededor de 700 millones de visualizaciones), por ser la celebridad que con más fans cuenta en Facebook (más de 5 millones, sólo superada por Michael Jackson con más de 10 millones), la que más búsquedas genera en Google (83 millones frente a las 56.100.000 de Madonna)...

Una frase en la última gala de los Grammy 2010 durante una actuación con Elthon John, donde Beyonce se coronó con 6 galardones, dice mucho sobre su intención: "Take my picture Hollywood. I wanna be a Star". Y parece que una nueva estrella ha llegado al Star System mundial para quedarse.





¡Seguiremos su carrera con interés!


Continuará...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.