domingo, 28 de febrero de 2010

¿Qué es el éxito?

Muchos criterios podrían definir lo que es el Éxito. Pero si acudimos al sentido que le da el diccionario de la RAE a la palabra "éxito", que viene del latino exitus y que significa salida, encontramos lo siguiente:
1.- Resultado feliz de un negocio o actuación.
2.- Buena aceptación que tiene alguien o algo.
3.- Fin o terminación de un negocio o asunto.

Pero para la inmensa mayoría del mundo la imagen que se proyecta en nuestras mentes sobre lo que consideramos éxito está muy relacionado con "el sueño americano" que nos llevan vendiendo a través del cine y de la publicidad desde los años 50 representado en las estrellas de la música, el cine, la televisión, el deporte...

Si atendemos a la primera definición (Resultado feliz de un negocio o actuación), no es raro pensar que la felicidad esté estrechamente relacionada con la economía. Ya que la palabra negocio aparece dando sentido a la felicidad. A mayor éxito, mayor felicidad ( Dinero = Éxito = Felicidad ). Y qué proporciona el éxito de un negocio sino el beneficio al final del mes en la cuenta de resultados, que es el dinero. Una "verdad" que se nos ha vendido como cierta y que es la base del sistema capitalista que rige el mundo desde finales de la Guerra Fría. Así, el silogismo es el siguiente: Cuanto más dinero consigas podrás comprar todo lo que quieras y esto será definitorio de que tienes mucho éxito. Y si tienes mucho éxito, serás muy feliz.

Pero en cuántas ocasiones hemos visto que la vida de aquellos que son el estandarte de esa imagen del éxito han tenido una existencia de todo menos exitosa. Personas atrapadas en la más absoluta infelicidad de una maquinaria creada sobre la apariencia para llevar al resto a desear tener, tener y tener lo que su estrella favorita representa y así que no se detenga la rueda dentada del consumismo capitalista.

Marilyn Monroe, James Dean, Elvis, Kurt Cobain, Janis Joplin son iconos y también ejemplos de finales trágicos. Pero en la actualidad tenemos otros ejemplos de aquellos que a los ojos del público llevaban una vida perfecta y tras el apagón de los focos se alejan de la imagen que reflectan como son Lindsay Lohan, Tyger Woods, Amy Winehouse... aquello que se ha venido a definir como el precio de la Fama. Otro concepto que asociamos mucho al éxito. El éxito en algunas profesiones, dirigidas a alimentar el monsturo que dicta las normas de cómo debe ser la sociedad, reporta la fama.

A lo mejor el mundo del Star System no sea el más apropiado para fijarse si se busca la felicidad, pues sólo se enfoca por el lado profesional. Pero como se trata del sistema que ejemplifica el modelo de conducta... Para un servidor la felicidad se compone del éxito profesional y del personal. Y la palabra clave sería Equilibrio. Pero dicho equilibrio es tan complicado de conseguir.

Desde muy pequeños nos enseñan matemáticas, historia, ciencias, etc, pero no nos enseñan a tener y a practicar una relación equilibrada con nosotros mismos y con los demás. Nos fijan a base de reproches que lo que los demás piensan es más importante que lo que nosotros opinamos. Algo que nos lleva desesperadamente a intentar conseguir que todo el mundo nos quiera, a demandar su atención, su visto bueno sobre lo que hacemos o decimos.

Quizá por ello, la mayoría pretendamos ser estrellas del pop, de la comunicación, del cine... para que millones de personas nos quieran incondicionalmente porque nos falta ese cariño materno. Pero de qué vale eso si no te quieres a tí mismo. Y dale con que la abuela fuma. ¿Cómo se consigue eso? Yo hay veces que me adoro y otras que me detesto.

Miles de libros de psicología nos dicen que cada sentimiento viene precedido de un pensamiento. Es decir, si ahora te sientes mal, solo o triste es porque piensas que estás mal, más solo que la una o tan triste que nada tiene sentido. No mires alrededor para buscar la solución. Mira dentro. Si conseguimos escuchar lo que pensamos con tranquilidad y nos escuchamos sin juzgarnos, cazando al vuelo el constante flujo de pensamientos, nos daremos cuenta de que somos algo más que esa voz en la cabeza. Algo mucho más grande que forma parte interconectada de este mundo. Y que todo tiene solución, por lo que no debemos perder el tiempo lamentándonos y sí buscando soluciones. Porque solas no llegan. Como dice el padre de una amiga: "no te preocupes, ocúpate".

Yo todavía estoy en ello. Hay veces que me quedo perplejo porque me invade una sensción de paz cuando consigo desconectar del partido de tenis en el que a veces se convierte mi cabeza. Y otras que me amargo por mis circunstancias personales. Pero son eso, circunstancias. No soy yo.
Y diréis que coño tiene que ver esto de la paz interior con el éxito. Porque cada día estoy más seguro de que todos tenemos un propósito en esta vida. Sólo hay que descubrir lo que queremos y que no responda a las razones equivocadas que he dicho anteriormente, sino lo que tú y sólo tú realmente quieres. Quieres cambiar la vida de las personas a través de tu existencia. Pues adelante. Quieres hacerte profesor de paracaidismo. Hazlo. Quieres estudiar cuarenta carreras. Adelante. Pero no pretendas hacer algo para que los demás te digan como mola. Disfruta de tí. Eso sí que es un trabajo.

Desde aquí me gustaría pedir que la asignatura de Introducción a la Psicología estuviera en el plan de estudios de los chicos y chicas de la ESO (incluso antes), para que entiendan qué relación deben tener con los demás y consigo mismos. Cuando sabes que tú eres lo más importante del mundo y además que eso no significa despreciar a los demás, todo se ve con otros ojos. Pero es un trabajo constante. Es como enseñar a leer, luego ya depende de libros que escojas a lo largo de tu vida.

No pierdas el tiempo, ve a por lo que realmente quieres en este momento. Tienes dos caminos o seguir lamentándote o ser aquello que tú deseas. Da igual lo que opine el resto, de ahí la importancia de tu autoestima.

Él otro día leí una frase que me gustó mucho.
"Yo siempre he tenido una ambición delirante, hasta el punto de que la gente no me entendía" :D
Dedicado a tí que me lees.

sábado, 27 de febrero de 2010

El éxito, ¿cuestión de talento o de marketing? (Lady Gaga la Madonna de la Era Digital)

Muchos opinan que Lady Gaga es extraordinaria, diferente, talentosa, enigmática... Pero que es muy pronto para afirmar que sea la nueva Madonna, pues sólo va por su segundo disco (The Fame Monster) y la Reina del Pop ha tenido muchas rivales que se han quedado por el camino o no han alcanzado el masivo éxito longevo de la chica material.

Es verdad que Madonna es la Reina indiscutible y las cifras están ahí (artista solista femenina que más discos ha vendido, sus giras están en el top 5 de las que más han recaudado en la historia, es la que más presencia en la prensa internacional tiene...) y su éxito y música siguen vigentes hoy en día. Pero viene de la era analógica, de un modo de hacer las cosas y de publicitarse muy diferente a la que tienen las estrellas hoy en día y que todos han intentado copiar con mayor o menor resultado.

Madonna hizo de la provocación su sello personal y publicitaba su trabajo a través del escándalo en una época, los años ochenta, en la que la represión moral y sexyak era muy fuerte y todo lo que se saliera del camino era extremadamente criticado y atacado. Pero detrás de este escándalo existía un material de calidad que con temas como Into the Groove, Vogue, Ray of Light, Hung Up o 4 Minutes conseguía el número uno en ventas. Su trabajo y su vida personal retroalimentaban su carrera. Y lo siguen haciendo. Así, ella salía en los principales programas de cotilleo de medio mundo con las canciones de sus últimos trabajos como telón de fondo.

Incluso cuando no había noticias, ella las generaba para cumplir aquel principio publicitario de la corriente continua. Es decir, mantener a sus consumidores pegados a su producto. Ella era el producto.

Muchas discográficas han intentado hacer lo mismo, creando productos a imagen y semejanza de la Ciccone, como son Britney Spears o Cristina Aguilera y un largo etc, que nunca han dominado a la prensa, sino el monstruo a ellas.

Además, siempre que algo tiene éxito rápidamente la competencia intenta copiarlo. Todos recordamos los grupos como Take That, coetáneos de las Spice Girls y que tuvieron réplica años después con lo Backstreet Boys, NKOB u otros grupos.

El 2007 y el 2008 fueron de una cantante bastante llamativa por sus malos hábitos y por su voz evocadora de los años dorados del Soul negro más puro, Amy Winehouse.

A la que una cándida Duffy le dió la réplica. Ambas vendieron una cantidad de discos similar. Amy estaba todos los días en los medios por sus constantes recaídas en las drogas, borracheras, peleas con su novio y con la prensa y Duffy por sus entrevistas.

Dos maneras de vender un producto que siempre han existido. Prueba de ello la encotramos en los inicios de la música Pop y del Rock and Roll, pues al igual que la batalla entre Coca Cola y Pepsi, existió una lucha entre Los Rolling Stones y Los Beatles por ver qué modelo de grupo, chicos buenos o chicos malos, triunfaba más.

Pero la diferencia con Madonna es que ella utilizó el cuento de la chica mala manipulando y provocando la moral social de los años 80. Y es uno de esos pequeños y raros casos en los que no existe posible copia, como sucede con Michael Jackson.

Muchos han intentado imitarle o realizar sus trabajos discográficos homenajeándole, pero nadie repetirá su éxito abrumador porque toda una serie de factores confluyeron para convertir a Michael y a Madonna en las dos figuras más importantes de la música de las dos últimas décadas del siglo XX.

El 2009 comenzó siendo el año de Katy Perry. La cantante de I Kissed a Girl puede presumir de varios números uno y una pequeña gira de toma de contacto por algunos rincones del mundo. Entre ellos España.

Otro ejemplo más del uso del escándalo y la sexualidad para la promoción de un trabajo que ha tenido sus frutos, pero que no ha acabado de cuajar.

Sólo hay que esperar al segundo album que está preparando para averiguar la fugacidad o no de ésta estrella en ciernes.

Pero sin duda el 2009 y el principio de 2010 están siendo de Lady Gaga. El disco de debut de la original cantante ya ha superado las diez millones de copias, siendo el mejor debut de un artista desde Norah Jones en 2003.

Ha conseguido posicionar cuatro canciones de su primer disco en el Nº1 mundial (
Just Dance, Love Game, Poker Face y Paparazzi). Y su éxito continúa con el segundo album (The Fame Monster) y su primer track Bad Romance que ha elevado el vídeoclip a obra de arte. Además Gaga se ecuentra ahora de gira con su primer tour mundial (The Monsters Ball Tour) recorriendo USA, Europa, Asia y Australia.

Si Gaga es la nueva Madonna sólo el tiempo lo dirá. Pero a primera vista parece ser la unión perfecta de varios artistas. Ella ha reconocido que se ha inspirado en las más grandes estrellas como la propia Madonna, Freddy Mercury, Elton John, Cyndi Lauper... y una lista interminable, de los que ha sido fan incondicional y hasta obsesionada.


Muchos analistas califican a Gaga como la nueva Reina del Pop Digital por ser la que más descargas digitales de singles tiene (Poker Face es la canción más descargada de la historia en Reino Unido), por ser la que más vídeos vistos posee en Youtube (al rededor de 700 millones de visualizaciones), por ser la celebridad que con más fans cuenta en Facebook (más de 5 millones, sólo superada por Michael Jackson con más de 10 millones), la que más búsquedas genera en Google (83 millones frente a las 56.100.000 de Madonna)...

Una frase en la última gala de los Grammy 2010 durante una actuación con Elthon John, donde Beyonce se coronó con 6 galardones, dice mucho sobre su intención: "Take my picture Hollywood. I wanna be a Star". Y parece que una nueva estrella ha llegado al Star System mundial para quedarse.





¡Seguiremos su carrera con interés!


Continuará...

jueves, 25 de febrero de 2010

Evolución del precio de la entrada de Cine (de 600 ptas a 7 euros)

De 655 pesetas (3,94€) en 1996 hasta los casi 7 euros (1,165 ptas) de media que cuesta ya el cine en 2010. Sin incluir la bebida, las palomitas y demás comestibles para pasar una buena sesión cinematográfica.

En los noventa, con mil pesetas veías la película y podías comprar las palomitas y la bebida he incluso sobraba, devolviéndonos aquellas míticas monedas de 5 pesetas. Ahora la media del gasto por persona es de 13,5 € (2,246 ptas). Más del doble que en 1996.

Evolución Precio media Nacional:

2009: 5,96 €
2008: 5,75 €
2007: 5,41 €
2006: 5,22€
2005: 5,05€
2004: 4,80 €
2003: 4,62 €
...
Los últimos datos de 2009 resaltan que por ciudades existe una gran diferencia como podemos observar a continuación, siendo Oviedo la ciudad más cara para disfrutar del séptimo arte (7,20 euros) y Teruel la más barata (3 euros).

2009: Las ciudades, de la más cara a la más barata
Este es el ranking de las cincuenta y dos ciudades, ordenadas de la más cara a la más barata en días laborables: Oviedo (7,20 euros), A Coruña (7,16), Barcelona (7,05), Madrid (6,91), San Sebastián (6,83), Santa Cruz de Tenerife (6,80), Las Palmas de Gran Canaria (6,72), Alicante (6,63), Guadalajara (6,60), Pontevedra (6,60), Vitoria (6,60), Logroño (6,53), Palma de Mallorca (6,50), Pamplona (6,50), Toledo (6,50), Burgos (6,35), Albacete (6,30), Castellón (6,30), Huesca (6,30), Bilbao (6,26), Murcia (6,17), Valladolid (6,11), Segovia (6,10), Tarragona (6,10), Valencia (6,08), Zaragoza (6,06), León (6,05), Lleida (6,05), Badajoz (6,00), Girona (6,00), Málaga (6,00), Santander (6,00), Sevilla (5,88), Salamanca (5,82), Huelva (5,80), Ávila (5,75), Soria (5,75), Córdoba (5,65), Ceuta (5,60), Lugo (5,60), Cáceres (5,50), Ciudad Real (5,50), Zamora (5,50), Cádiz (5,40), Cuenca (5,20), Jaén (5,10), Orense (5,05), Almería (5,00), Palencia (4,83), Granada (4,50), Melilla (4,00) y Teruel (3,00).

A persar de la constante subida, el 2009 ha sido el segundo mejor año de la década en recaudación y número de espectadores a pesar de la tan comentada crisis económica.

Tras cuatro años de tendencia negativa, el cine ha vuelto a recuperar terreno como opción de ocio, registrando un aumento del 9% de la recaudación (675 millones de euros) y un 2,8% más de espectadores (110 millones) respecto al año anterior, según datos de la consultora Nielsen EDI presentados por FECE (Federación de Cines de España).

El mejor año hasta el momento fue 2004, con 691,6 millones de euros de recaudación y casi 144 millones de espectadores.

Pero el cine sigue siendo magia y esa magia es la que te lleva en ocasiones a pagar un dineral por permanecer durante horas en otro mundo lejos de nuestros problemas. Aunque yo creo que dependiendo de la calidad de la película, el precio debería variar.

Tabla precio cines 2009
OPA (Observatori de la Producció Audiovisual)
FACUA (Consumidores en Acción)
Se ha producido un error en este gadget.